La difusión de las diferentes disciplinas y estéticas del arte flamenco, así como el acercamiento de esta cultura a todos los territorios navarros, son las máximas de F on Fire. El ciclo, a su vez, trata de mostrar espacios singulares y monumentales, escenarios que acogen espectáculos en los que de forma natural se desarrolla el cante, el baile y la guitarra por la provincia.