Vicente Amigo, en una entrevista reciente, afirmaba que «en un escenario puedes soñar, volar» y esta noche así ha sido. Pero no sólo él se ha visto transportado, ha conseguido transmitir su magia traducida en notas de su guitarra a un repleto auditorio de Baluarte.

Pisó las tablas en solitario para comenzar el recital casi en penumbra, a continuación, ya acompañado por sus músicos y la voz de Rafael de Utrera prosiguió el concierto con ‘Los tangos del Arco Bajo’. Sus prodigiosas manos acariciaban las seis cuerdas como si hubiera nacido tocando, con ellas logró traducir sus sensaciones y sentimientos en acordes flamencos como nadie.

Seguramente el mejor tocaor del mundo, a día de hoy.

[rev_slider amigo]

 

Fotos: Javier Fergo para Festival Flamenco on Fire