Pamplona

Juana la del Pipa et Manuel Parrilla
Comparte:

28 de agosto | 12:00 h | Balcón del Ayuntamiento

Juana la del Pipa et Manuel Parrilla

Se agarra a las barandas y convierte la saliva en una ráfaga de pavesas. Juana la del Pipa, que todo lo tiñe de negro al abrir sus fauces, es una especie de artista en peligro de extinción. Su cante, corto, jerezano, mortecino, no busca gustar, sino doler, y por el camino se ha ganado un buen número de adeptos. 

Hija de una bailaora histórica, ha girado por todo el mundo con la mirada desafiante que le caracteriza. El ceño fruncido y los ojos clavados hacia dentro, como si se concentrara en una suerte de ritual sentencioso. El disco ‘Mujerez’, junto a La Macanita y Dolores Agujetas, supuso una revelación para muchos. Demostración de que en el arte jondo, a veces, menos es más. Si el flamenco es un ejercicio de expresión, ella, tan llena de fatiga, nació con la habilidad de sintetizar lo complejo en el espacio que ocupa un ‘Ay’. Manuel Parrilla, heredero de una de las dinastías más importantes en lo que a la guitarra se refiere, le acompaña en su derroche.