Que gran noche, que gran espectáculo que nos ofreció anoche el Ballet Flamenco Sara Baras con la puesta en escena de “Medusa la guardiana”. Pocas, pocas veces se ha visto en Pamplona levantarse a todo el público al unísono al final de un espectáculo, ovacionando al artista, al grupo entero en este caso.

La magia, arte y fuerza de Sara Baras y el resto de su ballet conmovió, emocionó, y esos mismo sentimientos parece que se transmitieron también a los artistas, que ofrecierno lo mejor de sí mismos. Hasta tal punto que al finalizar, Sara Baras no pudo sino decir ‘Este público de Pamplona es para comérselo’.

Con un lleno absoluto del Escenario Sabicas (la sala principal de Baluarte) Sara Baras consiguión trasladar al espectador el mito de la hermosa sacerdotisa del templo de Atenea que, por sus increíbles cualidades y arrebatadora belleza, se convierte en celosa aspiración de muchos pretendientes, entre ellos, Poseidón. El espectáculo fue, una vez más, buena muestra de que el baile flamenco es también un lenguaje universal.

Y al final tampoco pudo faltar una referencia a las “niñas Rett”, Maialen y Lucía, y a sus familias, una causa con la que Sara Baras está implicáda “hasta la médula”.

Apenas terminado el espectáculo, ya estamos con ganas de volver a ver y sentir a Sara Baras en los escenarios de Flamenco On Fire.

Fotografías: Pablo Lasaosa