Ellas se convirtieron en las protagonistas. Las mujeres fueron las estrellas de la noche: Rocío Molina y María Terremoto, Rocío y María. Y antes, al mediodía, un mar de mujeres contribuyeron al brindis flamenco femenino que iba a llevarse a cabo en la noche.

©Javier Fergo

En la quinta jornada del festival Flamenco On Fire, sábado 24 de agosto, fueron ellas las que se desnudaron a través del baile y del cante.

Como aperitivo, la plaza del Ayuntamiento acogió el flash mob flamenco bajo la dirección del centro de arte flamenco el Juncal y encabezada por Fuensanta Blanco.

©Javier Fergo

Para luego, continuar con el ciclo ‘Flamenco en los Balcones’. En esta ocasión con Ezequiel Benitez en el balcón de la calle Mañueta.

©Javier Fergo

María Terremoto y Nono Jero en el balcón del Ayuntamiento.

©Javier Fergo

Y por último, Jose Ángel Carmona en el balcón del Hotel La Perla.

©Javier Fergo

El festival prosiguió en El Bosquecillo, con sesiones de DJ, un espectáculo titulado ‘Flamenco de Navarra’, la famosa ‘Jam Flamenca’ y la actuación de Sergio de Lope.

©Javier Fergo

Mientras, Joaquín López Bustamante ofreció su conferencia ‘El léxico caló y romaní en el flamenco’ en la Sala de Conferencias del Baluarte.

©Javier Fergo

Por último, las estrellas de la noche. Ellas fueron las que alumbraron la noche, las que pusieron a arder el Baluarte y el Hotel Tres Reyes: Rocío Molina y María Terremoto.

Rocío Molina parió su baile, celebró ser mujer. Y María Terremoto dejó de ser promesa para consagrarse como cantaora. Ambas cayeron y ascendieron. Maravillosas: separadas y unidas.