Las citas de la sexta edición del Flamenco On Fire cada vez son más multitudinaria. «¿Qué ha pasado para que Pamplona se haya convertido en la capital del flamenco en el mes de agosto?», se preguntan algunos.

Música, silencio y quejíos…, música, silencio y quejíos que enmudecen al público que se arremolina bajo los balcones o bajo la copa de los árboles en El Bosquecillo. Público fiel a las citas flamencas que ofrece el festival de baile, cante y memoria caló.

©Javier Fergo

Para empezar bien la mañana de la cuarta jornada, viernes 23 de agosto, un gran público se concentró bajo el balcón de la calle Mañueta para escuchar la música del flautista y saxofonista flamenco Sergio de Lope.

Una vez terminado, la gente se desplazó al balcón del Ayuntamiento a escuchar el toque de Tomatito, para luego terminar el ciclo ‘Flamenco en los Balcones’ con el dulce timbre de la cantaora cordobesa María José Llergo, acompañada del toque de Marc López en el balcón del Gran Hotel La Perla.

©Javier Fergo

¿Después? Para continuar con un ‘planazo’ flamenco en la capital navarra lo suyo era disfrutar de la ruta gastronómica ‘El Pincho de Sabicas’: en el que 18 restaurantes ofrecen un pincho de lo más exquisito y maridado con un vino de Bodegas Ochoa.

©Javier Fergo

Con el estómago lleno, la fiesta siguió en El Bosquecillo, con una sesión de DJ a cargo del periodista especializado en flamenco Curro Velázquez Gaztelu.

Música más tarde dio paso al toque del guitarrista madrileño José Carbonell ‘Monty’, desciende de la dinastía de los Montoyita y los Farruco.

Mientras en El Bosquecillo el flamenco brotaba, el la Sala de Conferencias del Baluarte el cantaor granaíno Curro Albaicín ofreció una conferencia magistral sobre Zambras de Granada y Flamencos del Sacromonte.


Casi al mismo compás, Pablo Calatayud continuó ofreciendo una cuidada selección musical de flamenco en El Bosquecillo.

©Javier Fergo

Más tarde, a eso de las 19:00 horas, llegó el turno del toque de José del Tomate, proseguido del cante de Pedro Gabarre ‘Popo’, encargado de cerrar el ciclo ‘Jam Flamenca’ en El Bosquecillo.

Sesiones previas a los dos platos fuertes de la noche que agotaron todas las entradas: Rocío Márquez y Jorge Drexler en Baluarte y el bailaor Farru en el Hotel Tres Reyes.

©Javier Fergo

En Baluarte sonó y se disfrutó del amor de ‘Aquellos puentes sutiles’, la historia del encuentro de dos artistas con más en común de lo que a primera vista pudiera parecer.

Jorge Drexler y Rocío Márquez atesoran tanta personalidad creativa como capacidad de escucha y curiosidad para adentrarse en nuevos territorios, y es que comparten un gran amor por las músicas de raíz.

Finalmente, la guinda de la noche fue el baile de El Farru. Tras cinco años de gira por los mejores teatros del mundo con el guitarrista Paco de Lucía, el mediano de la saga de los Farrucos, Antonio Fernéndez Montoya ‘El Farru’, siente la profunda necesidad de reencontrarse consigo mismo.

Las palabras del Maestro resuenan en su cabeza y su dicha se convierte en una meta para el bailaor. Los consejos de Paco de Lucía desencadenan una nueva etapa artística para El Farru, etapa que mostró anoche en el Hotel Los Tres Reyes.