Baluarte

El Palacio de Congresos y Auditorio de Navarra es un gran equipamiento cultural con una superficie total de 63.000 m2. Situado en el centro de la ciudad. Baluarte goza de un emplazamiento privilegiado, entre la zona comercial y de ocio más dinámica de la ciudad, y la monumentalidad de la Ciudadela de Pamplona, antigua fortaleza del siglo XVI convertida actualmente en un parque público.

Sala Zentral

La Sala Zentral ocupa el ala oeste del Mercado Santo Domingo, en pleno centro de Pamplona. En total dispone de algo más de 1.000 m2 distribuidos en dos plantas. Se divide en tres zonas diferenciadas. Un espacio central donde se sitúa el escenario principal, con aforo para 1.000 personas, dotado de una gran equipación audiovisual para dar forma al concepto Zentral Kafe Teatro. En la entre planta, dividida por la cocina, se forma un gastrobar, un rincón gastronómico integrado en un espacio musical, donde reina una filosofía en torno al ‘compartir’. Y por último la zona club. Desde ésta se puede ver perfectamente el escenario.

Los espacios se configuran como una alternativa diferente para el ocio y el entretenimiento de sus habitantes y visitantes.

Hotel 3 Reyes

El Hotel Tres Reyes se encuentra en el corazón de la ciudad de Pamplona y a pocos metros del Baluarte. Es el hotel oficial del festival y será el anfitrión del Ciclo Nocturno. Éste, a modo de tablao, será un escaparate de 6 espectáculos de flamenco donde los servicios de restaurante y bar estarán disponibles para cena y bebidas. La capacidad de dicho espacio estará restringida tan sólo 250 invitados para que éstos puedan disfrutar de un modo más cercano de los espectáculos que allí se ofrecerán.

Civivox Condestable

El Palacio de Condestable es una casa palaciega construida entre 1550 y 1560 por Luis Beaumont, IV Conde de Lerín y Condestable de Navarra, siendo el único exponente de la arquitectura civil de la Pamplona del siglo XVI . En los últimos cuatro siglos, el inmueble ha servido a la ciudad como sede episcopal durante 150 años e incluso como Ayuntamiento provisional, a finales del siglo XVIII.

Declarado Bien de Interés Cultural desde 1997, actualmente es propiedad del Ayuntamiento de Pamplona y desde finales de 2008 se ha abierto al público como parte de la red de centros cívicos Civivox, espacios de gestión municipal donde se realizan diversas actividades culturales.

Casa Sabicas

Casa Sabicas es un local dedicado al flamenco y a la gastronomía que nace a la par que Flamenco On Fire, el año 2014. Casa Sabicas ha funcionado a lo largo de estos años a modo de peña flamenca, además de ser un templo dónde disfrutar de la mejor comida de la tierra.

El establecimiento también rinde homenaje al gran Maestro Sabicas, conocido por ser uno de los grandes pilares del flamenco, por su carácter rompedor, por el gran legado musical que ha brindado al arte.

Casa Sabicas se sitúa a pocos metros de la Catedral de Pamplona, en pleno centro de la ciudad. Un espacio exquisito, auténtico y acogedor.

El Juncal

Este año, la academia de Danza ‘El Juncal’ albergará una clase magistral de baile flamenco en el marco de la programación del Festival. La academia, ubicada en pleno Centro la ciudad y situada a pocos metros de la Catedral de Pamplona, fue fundada el 18 de Septiembre de 2010.

Durante todo el año, ofrece cursos intensivos de baile con cante y baile en directo, talleres impartidos por grandes maestros y clases de flamenco para grupos. También, en ocasiones, se convierte en un íntimo tablao que alberga pequeños espectáculos. Un espacio muy flamenco, inspirador y acogedor, perfecto para promover la enseñanza y el aprendizaje de un arte tan profundo.

Balcones

Balcón del Hotel La Perla

La Plaza del Castillo está situada en el centro de la ciudad de Pamplona. Desde su construcción, la plaza se convirtió en el centro neurálgico de la vida social pamplonesa y en uno de los iconos más reconocibles de la ciudad, siendo hoy en día todavía escenario de importantes acontecimientos de la misma, por lo que suele ser habitual referirse a ella como ‘el cuarto de estar’ de todos los pamploneses.

En dicha plaza se encuentra el Hotel La Perla, un es establecimiento con historia y comprometido con ella. Desde el siglo XIX el hotel ha sido testigo e incluso ha protagonizado momentos históricos. Grandes personajes como Ernest Hemingway, Orson Welles, Manolete, Charles Chaplin, Pablo Sarasate, Julián Gayarre, Imperio Argentina, Cayetano Ordoñez o Ignacio Zuloaga, son los que han contribuido a hacer de este hotel de lujo, un establecimiento único.

Balcón del Ayuntamiento

La Plaza Consistorial, también conocida como plaza del Ayuntamiento, constituye el centro de la ciudad por estar ubicado en ella el edificio del Ayuntamiento de Pamplona. Es una plaza mundialmente conocida, pues desde los balcones del Ayuntamiento se tira cada año el famoso “chupinazo” que da inicio a las fiestas de San Fermín.

Esta fachada posee una curiosa combinación de estilos. El frontón donde está el reloj es neoclásico, así como las columnas de los tres pisos, que son, de abajo a arriba, de los estilos clásicos dórico, jónico y corintio. El resto de la decoración es barroca, en la cuál destacan dos esculturas de Hércules con sendas mazas y, en lo más alto, una alegoría de ‘La fama con trompeta’. Flanqueando la puerta de entrada encontramos otras dos alegorías: ‘La prudencia’, con un espejo y una serpiente en la mano, y ‘La justicia’ con una balanza.

Balcón de la calle Mañueta

Una bulliciosa calle del casco antiguo pamplonés que arranca en la calle Mercaderes para terminar en la puerta del Mercado de Santo Domingo. La emblemática calle es conocida por el cálido ambiente que proporcionan el Mercado y las pequeñas tiendas.

La actual calle de la Mañueta – apelación del siglo XVIII – se llamó anteriormente rúa de los Caños y en un principio era un barranco que conducía las aguas de las calles Curia, Navarrería y Mercaderes al río Arga por la cuesta de Santo Domingo, conformándose como calle ya en la Edad Media. Hasta 1651 se documenta también calle de los Baños debido a que en ella parece que pudieron existir unos baños.

En el arranque de la calle de la Mañueta, en el interior de una hornacina, se ha colocado un Cristo Crucificado procedente de la fachada de la desaparecida basílica de Santa Cecilia, una talla con ecos expresivistas de la segunda mitad del siglo XVI.